Saltar al contenido principal

La Deutsche Welle (DW) de Alemania resalta el trabajo del INSPI en esta pandemía: Charité ayuda a Ecuador en la crisis del COVID-19

Ecuador mejor equipado para luchar contra el COVID-19

Lo que es la Charité de Berlín en la lucha contra el virus de en Alemania es el INSPI en Guayaquíl, el «Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública» en Ecuador. Coordinador general técnico Dr. Alfredo Bruno, es algo así como Christian Drosten Ecuador. Bruno también formó parte del equipo de investigación que descubrió el virus de la gripe AH1N1 en Ecuador en 2009. Sobre la situación actual en Ecuador, dice: «Actualmente tenemos un mejor control del virus, la cantidad de nuevas infecciones está disminuyendo y el sistema de salud está mejor preparado todos los días. Los médicos y científicos también han crecido para la tarea». Bruno probablemente se refiere a sí mismo. Cuando la crisis de Covid-19 en Guayaquíl alcanzó su punto máximo hace dos meses, el virólogo no hace la vista gorda durante días. El sueño también está fuera de discusión, los médicos y laboratorios en Ecuador alcanzan sus límites: «Tuvimos que reestructurar todo. En aquel entonces solo trabajábamos con cinco personas en el laboratorio, ahora tenemos 50».

Expertos alemanes en uso en todo el mundo Gracias a personas como Kirstin Meier, virólogos como Andrés Moreira-Soto incluso pudieron ir a Ecuador. Meier es un empleado de la Sociedad Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ) y es responsable del uso de Ecuador por parte de SEEG, el grupo de expertos en salud rápidamente desplegable. «El SEEG se fundó en 2015 en respuesta a la crisis de la fiebre del Ébola en África occidental. El Gobierno federal quería reaccionar más rápidamente ante los brotes de enfermedades», dice Meier. Los expertos alemanes acudieron en masa a Sri Lanka para ayudar a frenar el dengue, en Perú analizaron a las mujeres embarazadas para detectar el virus del Zika y en Sierra Leona ayudaron a combatir la fiebre de Lassa. Para la crisis del COVID-19 esto significa: kits de prueba, material de laboratorio y capacitación para médicos en Namibia, Benin y Colombia. Solo para Ecuador, el equipo tenía 1000 kits de prueba de PCR en su equipaje: «el estándar de oro», dice Meier con una sonrisa, «con estos puede diagnosticar con seguridad si alguien tiene COVID-19». Las pruebas rápidas, que también están en circulación en Ecuador, a menudo mostraron resultados incorrectos.

Descentralización como primer paso Todas las pruebas de COVID-19 suministradas están destinadas a las provincias del norte de Esmeraldas, Carchi y Sucumbíos, la región fronteriza con Colombia, donde se encuentran muchos refugiados venezolanos y donde la ayuda médica es más necesaria. «Las pruebas son muy importantes aquí en Ecuador, y muchas muestras se envían a las metrópolis de Quito y Guayaquíl», dice Kirstin Meier. El problema: los pacientes tienen que esperar hasta una semana para obtener el resultado, a menudo su condición empeora durante este tiempo. Los expertos alemanes, por lo tanto, quieren impulsar la descentralización. «Los laboratorios en las provincias también deben poder realizar pruebas. Y si un pequeño laboratorio puede procesar 100 muestras por día, por ejemplo, eso ayuda mucho», dice Meier.

Una vista respetuosa de Alemania Sobre todo, las personas en Guayaquíl inicialmente subestimaron el virus y el riesgo de infección, dijo Bruno. No se mantuvieron las distancias, no se usaron máscaras, el sistema nacional de salud estaba al borde del colapso. Incluso entonces, el jefe de INSPI parecía un poco celoso de Alemania: «Me impresionó mucho la velocidad con que Alemania contuvo el virus». Alfredo Bruno elogió el intercambio de ideas con los colegas de Charité, la visita de los virólogos de Berlín debería ser el preludio de una cooperación binacional a largo plazo en proyectos científicos. «Necesitamos acercar las universidades al sistema de Salud Pública», dijo Bruno en la reunión. Ya sea en el propio Ecuador o con otros países como Alemania: solo una cooperación más fuerte puede conducir al éxito en la lucha contra el virus, dice el virólogo: porque a pesar de todo el progreso científico y técnico, la humanidad está 101 años después de la gripe española entregado a un pequeño microorganismo más o menos indefenso.

La población necesita más información sobre el virus. Hoy Ecuador tiene más de 47,000 personas con COVID-19, la mitad de las cuales se consideran recuperadas. Casi 4.000 personas han muerto oficialmente en el pequeño país como resultado de la infección por COVID-19. En América Latina, solo hay más muertes de coronavirus en Brasil, México y Perú. Y para Andrés Moreira-Soto hay una razón simple para esto: «Ecuador ha logrado mucho aquí en muy poco tiempo, la pasión de los médicos es impresionante a pesar de las dificultades que enfrentan». El mayor problema, como en otras partes de América Latina, es la falta de información, según el virólogo de Charité: «La información científica y válida simplemente tiene que difundirse más ampliamente a la población».

 

 

Ir a enlace  La publicación original de la Deutsche Welle (DW), una de las cadenas de noticias más importantes de Europa  

 

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *